Complementos Vestido de novia
velo novia

Tipos de velos de novia

Después del vestido de novia, lo que más llama la atención son los complementos con los que completes el estilismo, en especial el velo. Porque se trata de ese accesorio que le da a tu rostro un toque especial. ¿Tienes dudas con el velo? Existen muchos tipos, ¿no sabes diferenciarlos? Te ayudamos a que descubras cuál es el más apropiado según tu ceremonia, tu estilo y el tipo de boda.

Velo de catedral

Es el velo más largo que existe. Más aún que el propio vestido, llegando a entrelazarse con la cola. Como su propio nombre indica, es el velo idóneo para celebraciones religiosas en catedrales.

Velo de capilla

Un velo largo pero menos que el anterior es el velo de capilla, que terminan con el vestido. Son los más escogidos por las novias porque son muy versátiles. Pueden lucirse en bodas religiosas o en bodas civiles, en zonas interiores o espacios exteriores y son muy cómodos porque se guiarán solos con tu movimiento. Suelen tener dos capas, una de ellas corta para que te puedas cubrir el rostro antes de llegar al altar.

Velo de vals

Este velo es un tipo de velo largo, aunque no llega a tocar el suelo, sino que tiene su corte a la altura del empeine. Se trata de un velo propio de ceremonias religiosas y que se adaptan a la perfección a los cabellos que van recogidos o a los peinados semirrecogidos con un tocado.

Velo de codo

Así es. Su largo llega hasta el codo, de ahí su nombre. Lo ideal es utilizarlo para bodas civiles y con vestidos de corte recto o imperio, porque les aporta volumen.

Velo cascada

El velo cascada es uno de los más originales y que solo puedes lucir si vas a llevar un estilo concreto. Tiene mucho volumen y simula una cascada con su forma, cayendo por el rostro, donde es más corto, y hasta la cintura, alargándose por detrás. Este velo es muy común en vestidos con escotes abiertos, como el de palabra de honor, que deja al complemento todo el protagonismo.

Velo blusher

Es el velo que mejor le sienta a los vestidos de novia cortos. Tienen un estilo muy marcado, es un velo corto que solo cubre el rostro y tiene mucha personalidad. Así que, si quieres apostar por un look como este, no dudes en llevar un velo blusher.

Velo francés

Otro velo corto es el velo francés, que deja entrever el rostro. Es de estilo vintage y sienta genial tanto con vestidos cortos como con vestidos midi o largos rectos, que no tengan volumen. Con este tipo de velo, los labios rojos son (casi) una obligación.
Además, muchas novias apuestan por darle un toque de color a su look con el velo y combinarlo, por ejemplo, con los zapatos y el color de labios. ¡Una opción de lo más original! ¿Qué te parece? Pide cita y elaboraremos juntas el look más apropiado para ti según tus gustos.

¡Únete a nuestra comunidad!

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nuestras historias y novedades.
Introduce tu email y consigue un 5% en tu primera compra.